I PARTE. Cuarenta años de cloacas. ¿Ficción o realidad? Las alcantarillas de un sistema corrupto. Pasado y presente.

régimen que agotas
Ilustración por Celia Asencio Bonilla

Hay demasiada información que nos aturde y nos confunde. Demasiada información que viaja por todos los formatos de medios de comunicación que conocemos, difícil de ordenar, poner en pie y entender. Más cuando tenemos una vida que sacar adelante: las hijas, los hijos, los padres, las madres, el trabajo, la cocina, la casa, la pareja, el ocio… ¿Qué nos importará a nosotros toda esa podredumbre compleja e imposible de desmarañar?  Pero, ¿de verdad esa es la pregunta que tenemos que plantearnos? Mi labor como periodista me lo impide, sé que es deformación profesional y que no todos vosotros estáis en el mismo pellejo.

Como periodista freelance que escribe cuando puede, cuando el tiempo me lo permite (y aunque no viva exactamente de ello, tengo al menos el lujo de poder permitirme los caprichos que quiero y cuándo quiero), tengo la labor como profesional de hacer todo lo que esté en mi mano para ayudar a comprender esta complicadísima realidad de corruptos y corruptores, de poderosos que permanecen en la sombra jugando a ser demócratas.

Esto es un humilde artículo que recopila informaciones de diferentes fuentes (periódicos, periodistas freelance, radios y TV), para poner en orden lo que está en juego en estos momentos de la democracia, ver lo que hay detrás de una cortina que ha subsistido desde el franquismo y que ahora tenemos el momento perfecto para entenderlo y cambiar nuestro sistema podrido. ¿Me acompañáis?

FRANQUISMO, SISTEMA DE CORRUPCIÓN. DE AQUELLOS LODOS ESTOS CORRUPTOS.

El franquismo persiste, es una de las cosas que me han quedado clara a lo largo de estos años desde que comencé a leer más y más, desde que empecé a interesarme por la profundidad de nuestro sistema. Aquel que dice ser democrático y leal a la constitución española. Pero el franquismo sigue instalado de la peor de las formas posibles: de Franco heredamos el saber hacernos con el Estado a través de la oscuridad, de la corrupción, de los hilos de la élite, de las redes clientelares, de los poderosos en la sombra, de los corruptores protegidos. Nos dejó la sistemática de lucrarnos a través del dinero público, de creernos los reyes del mambo en un país que dejaba impune a los corruptos e intocables a los poderes fácticos. Liberalismo y permisividad en estado puro.

Esta vez soy yo quien viaja a través de la prensa y encuentro un artículo interesantísimo en eldiario.es, el cual pertenece a una sección dedicada a la memoria histórica y a los años del franquismo, llamada 40 años de desmemoria. El artículo, Franco acumuló una fortuna de 400 millones gracias a su entramado corrupto, desvela gracias a varias entrevistas con distintos historiadores y demás fuentes, que Francisco Franco en los años 40 ya acumulaba dicha cantidad y apenas hacía un año que había ganado la guerra. ¿Cómo? Según el artículo, Franco donó para sí en la guerra civil parte de las donaciones a la “causa nacional” y revendió 600 toneladas de café donado por Brasil a España en el 39.

Desde entonces, Franco tejió para su beneficio un sistema de redes clientelares, en el cual testaferros, banqueros y, en definitiva, la élite económica de este país, a cambio de regalos y gratificaciones al caudillo (terrenos, cantidades grandes de dinero, acciones, etc) conseguía más poder para manejar hilos a su antojo en un sistema que ya estaba podrido.

FRANCO MURIÓ, PERO TODO SIGUIÓ IGUAL

Seguimos la investigación, navegando y navegando a través de distintas fuentes y medios que nos pueden dar más información al respecto. Me topo con la fantástica serie V, las cloacas del Estado, realizado por el periodista Álvaro de Cózar, quien deja su trabajo en el periódico para dedicarse en cuerpo y alma a investigar las cloacas del Estado desde Franco hasta la actualidad a través del personaje Comisario Villarejo, a quien llama V. Diez episodios que destripan parte por parte sus andanzas en el cuerpo de policía así como también su recorrido como detective privado.

Villarejo está en todos los lados y en todos los lodos.

Esta serie es una de las mejores investigaciones recientes sobre el tema, si bien, os voy hacer un resumen de los datos más importantes que este periodista investiga con esfuerzo y tesón, documentándolo con más artículos e investigaciones.

  • En primer lugar, nos trasladamos al año 71. Durante el franquismo se crea la llamada Brigada de Investigación Social, una brigada policial dedicada a la persecución de delitos sociales y políticos; dicho de otro modo, una policía política que espiaba a adversarios políticos y a gente que cometía hechos delictivos según los parámetros del régimen. Una brigada en la sombra, claro. Según un artículo publicado en el diario público.es, la Brigada Político Social (así se llamaba comúnmente a esta Brigada de Investigación Social), en el año 68 contaba con 22 mil policías repartidos por toda España. En este artículo se menciona como este cuerpo franquista usaba métodos represivos, violencia para conseguir sus objetivos sin escrúpulos; a día de hoy, todavía muchos siguen vivos e impunes, pese a que todavía haya muchas de sus víctimas vivas y teniendo que convivir cerca de ellos inclusive. Álvaro de Cózar se pone en contacto con algunos comisarios jubilados, como es el caso de Antonio Plaza, quien describe a la Brigada Político Social como “la policía secreta” del franquismo. Afirma, además, que muchos de estos policías siguen en activo.

¿Cómo podemos hablar de un sistema, pues, renovado? España y su Ley de Amnistía del 77, por la que los crímenes del régimen no pueden ser investigados, no permiten a la justicia española investigar ni las cunetas llenos de muertos sin identificar, ni las torturas y abusos de la dictadura. En el documental El silencio de los otros, dirigido por Almudena Carracedo y Robert Bahar, hacen un recorrido desde que la jueza argentina María Servini decide investigar en pro de la memoria histórica española y ayudar a las víctimas del franquismo. Según la jueza argentina, así lo afirma en su entrevista para CTXT, cuesta “horrores” investigar los crímenes del franquismo. Según el artículo, María Servini ha conseguido en estos años cientos de testimonios y pruebas sólidas, sin embargo, declara que la colaboración del estado español había sido lenta y poco activa en los tiempos de Rajoy, confiando en un cambio de deriva con el nuevo ejecutivo. Servini ya ha imputado a 19 excargos franquistas, entre ellos los exministros Rodolfo Martín Villa, Fernando Suárez y José Utrera Molina (fallecido más tarde), el ex policía Antonio González Pacheco, alias Billy el Niño, y el ex guardia civil Jesús Muñecas, a los que la justicia española les está protegiendo reiteradamente al denegar en el 2014 su detención y su extradición.

Recordemos que Martín Villa, ministro de Gobernación en el 76, año en el que fueron asesinados cinco manifestantes en Vitoria, acabaría siendo presidente de ENDESA.

  • Hay indicios claros de que el comisario Villarejo, según de Cózar y sus investigaciones, llegó a pertenecer a la Brigada Político Social antes de su excedencia y sus andanzas como detective privado. Aunque no hay apenas documentación de aquella época, ni rastro casi, ni huella.

AÑOS 80- 90, CUANDO NADA CAMBIÓ PESE AL DISFRAZ DE DEMOCRACIA

Los años 90 fueron iguales de corruptos, un sistema que se había colocado el disfraz para aparentar una democracia sana y lejos de aquellas oscuridades. Recordemos varios casos de corrupción:

  • El caso KIO. El empresario Javier de la Rosa, ex presidente de Kuwait Investments Office (KIO), relacionado ahora con el caso del Pequeño Nicolás por unas escuchas, fue condenado en el 2006 por desvío de casi 400 millones de dólares para su propio beneficio. Afirmó en el juicio haber dado veinte millones de pesetas al Partido Popular en 1991.
  • El caso FILESA. Valorada ahora en 7,21 millones de euros, consistió en inflar contratos públicos para desviar dinero a las arcas del Partido Socialista. Acabó por meter en la cárcel a ocho personas en 2012, entre ellos a Josep María Sala y Carlos Navarro. Aquí un interesante artículo de El País: De la Corrupción de Filesa a la Gürtel. En él, se hace una comparación breve de la gravedad de ambos, el caso Gürtel sigue superándolo pese a la seriedad y pesadumbre del caso FILESA.
  • Caso Banesto. Y aquí volvemos con nuestra serie V, las cloacas del Estado. El periodista Álvaro de Cózar nos cuenta como en los años 90, a pesar de parecer un Estado moderno, el comisario Villarejo iba a hacer, una vez más, un trabajo sucio por encargo. Si retomamos el CV del comisario, por aquel entonces, él trabajaba como detective privado para Kroll, una agencia estadounidense encargada de investigar a Wall Street. Pues bien, para convertirse en detective privado, Villarejo dejó el cuerpo de policía con una excedencia, excedencia que retoma en el año 93. El comisario vuelve al cuerpo después de haber montado todo un imperio (diversificando el negocio del espionaje privado a otros sectores, como electrodomésticos, despacho de abogados, escuelas de estudios…). En esos años, hasta cargos del PSOE quieren contratar al comisario para ir en contra de Mario Conde.

¿Quién es Mario Conde? Expresidente del banco Banesto implicado en un caso de morosidad y falta de capital, cuyo agujero ascendió a 2700 millones de euros. El Banesto fue intervenido por el Banco de España poco después del destape del caso y adquirido por el Banco Santander en el 94. Se sospecha que Villarejo, así lo explica Álvaro de Cózar, trabajó para Conde a la vez que trabajaba espiándolo para Kroll.

  • En esos años, además, se descubre que el Csid, el actual CNI, había estado espiando durante a diez años a políticos, empresarios, periodistas y hasta al mismo rey. Sobre este tema, encontramos un artículo extenso e interesantísimo de El Mundo, que fue el diario que destapó el caso: Así reveló EL MUNDO que el Cesid espiaba a políticos, empresarios e incluso al Rey Juan Carlos. Una vez más cuerpo de inteligencia y miembros del Estado compinchándose a sus anchas.
  • El comisario Villarejo, además, de investigar a Conde, es acusado de ser uno de los responsables del informe Veritas, un informe falso para desacreditar al juez Garzón, que por aquel entonces ya había empezado a investigar mucho de los casos de corrupción de los años 90. Para más información, dejo este buen recopilatorio escrito y publicado por moncloa.com, su artículo El ‘informe Veritas’ contra Garzón: el origen de la jaula de grillos en el Consejo de Ministros. Del informe Veritas aún hay misterio y oscuridad, Garzón en el programa Salvados, desveló a Jordi Évole que la actual ministra de defensa, Margarita Robles, está detrás de dicho informe, por estar en aquella época investigando cuestiones delicadas de Estado según sus suposiciones.

SIGLO XXI

Y llegamos a los dos mil. Puertas giratorias de políticos a empresas multinacionales, corrupción de dinero público a través de administraciones, espionaje, impunidad, poderes en la sombra… Seguimos con un sistema podrido, ¿quién dijo regeneración y democracia?

Un equipo de analistas de el diario El País, valoró la corrupción de España a partir del año 2000 (aquí el artículo). Llegaron a la conclusión de que las tres más graves del siglo XXI son (por este orden): Púnica, Gürtel y Palau. El artículo explica brevemente:

  • Caso Púnica. Cobros de comisiones a cambio de adjudicaciones en ayuntamientos de Madrid y Valencia. El cerebro fue Francisco Granados, ex número dos del PP de Madrid.
  • Gürtel: Francisco Correa se favorecía de contratos y favores de administraciones dirigidas por el PP en Madrid y Valencia a cambio de sobornos a funcionarios y autoridades públicas.
  • Caso Palau. Según los analistas, su gravedad es la connivencia, por ser una trama “transversal”: políticos, sociedad civil, empresarios y otros partidos.

En total, tenemos más de 900 investigados por corrupción en el Partido Popular actual. La corrupción nos cuesta más de 127 millones de euros al año a todos los españoles. Para que nos hagamos una idea, el total invertido en pensiones es de 135 mil millones de euros, sólo supera al coste de la corrupción por cuatro mil millones. En esta ocasión, para comprobar esta información, he acudido a la plataforma casos-aislados.com, donde se desgrana caso a caso toda la corrupción actual. El Partido Popular es el partido más corrupto en términos monetarios, es decir, si valoramos el coste que nos ha supuesto frente a la corrupción de otros partidos: más de 100 mil millones de euros.

Las puertas giratorias también son un claro ejemplo de la podredumbre del sistema, ya Franco lo hizo con Telefónica cuando ésta le enviaba regalos y gratificaciones, o el mismo ministro de gobernación de la entonces UCD, Martín Villa, quien empezó su carrera política con el régimen (procurador de las cortes franquistas), cuando llegó a ser presidente de ENDESA. Recordemos que Aznar (o el mismo Felipe González en Gas Natural-Fenosa) es consejero delegado de ENDESA y consejero de KPMG (empresa que hace auditorías a la mayoría de la administración pública). También recordemos que España tiene un gran problema de pobreza energética, ¿por qué será? ¿Es que de verdad alguien piensa que nuestros políticos, los mismos que perpetúan el sistema de puertas giratorias pueden luchar para que estas empresas no actúen en su beneficio sin ninguna responsabilidad social?

Según público.es, “de las 35 compañías del Ibex, 22 tienen contratado a algún ex alto cargo, casi siempre procedente de la Administración central, y en menor medida del ámbito autonómico”. Aquí otro artículo más sobre el tema, datos interesantes por eldiario.es.

LAS CLOACAS CON RAJOY Y COMPAÑÍA

No me he olvidado de nuestro querido comisario Villarejo y sus andanzas oscuras por el IBEX 35, ni por el Estado, ni por la élite más sombría de este país que juega a sus anchas. En primer lugar, Villarejo estos últimos años ha permanecido no sólo en el cuerpo policial sino además en la llamada Brigada Patriótica, esa policía política que ha actuado con total impunidad durante los siete años del PP.

  • Jorge Fernández Díaz. El exministro del Interior es captado en una grabación, publicado por el diario publico.es, conspirando con el director de la Oficina Antifraude catalana, Daniel de Alfonso. La dirección de la policía se ha convertido en un servicio de inteligencia para investigar a los rivales políticos. Muchos ya jubilados y altamente remunerados. El ministro y el director de la policía de entonces, Cosidó, siguen en las instituciones, este último como Portavoz del Grupo Popular en el Senado.
  • Espionaje a PODEMOS. Informes falsos contra la formación morada, robo de móviles, medios compinchados (toda una maquinaria funcionando, el IBEX y la élite política tenían miedo) con el fin de vender toda esa información y destruir a rivales políticos como Pablo Iglesias… Pero esto merece otro artículo.

Aquí dejo esta primera parte.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s