Crónica fotográfica de un viaje por Irkutsk, Ulán-Udé y el Baikal. Rusia

DSC01710

Llegando al final de mi viaje por Rusia, después de casi un año de experiencias, me monto de nuevo en aquel tren soviético, ese tren que viaja lento, que recorre pueblos y ciudades, montañas y lagos, ríos y poblados… Y como no, hasta los rincones más olvidados.

Mi sofocante mochila, el calor y el barullo no lo hacía más fácil, así dispuesta, puse mis dos pies y mi cabeza, intentando mantener la calma, en uno de los vagones de tercera clase. El panorama que se me presentó, digno de describirlo, fue el siguiente: un pasillo alargado y estrecho lleno de maletas, de gente con fiambreras, otras roncando, abuelas haciendo crucigramas y un olor sofocante intenso, claro que se debía a  la mezcla humana.

PINCHA AQUÍ PARA LEER MÁS 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s