La importancia del siglo XIX en la Revolución rusa, los orígenes de la socialdemocracia y lo que pasó después

Personajes silenciados por la historia oficial durante la URSS y muchos matices que nos hacen entender que la Unión Soviética no fue ni el comunismo ideal ansiado desde sus inicios ni el mitificado por muchos desde el marxismo más revolucionario, con sus agujeros negros, y sus victorias al conseguir una mayor igualdad de los medios de producción en una sociedad que venía de la miseria, analizamos los orígenes de la Revolución del 17.

Es difícil explicar en un artículo todo lo que fue la sociedad rusa de antes de la Revolución, además de que para ello hacen falta muchas horas de lectura y un conocimiento amplio. Hoy en día, o más bien, desde hace muchos años, la campaña de desprestigio contra la Unión Soviética es algo que todo el mundo ha asumido como propio, sin conocer verdaderamente lo que pasó antes y durante la Revolución o sin, en menor medida, hacer un acto de reflexión para entender que lo que pasó, después de que los bolcheviques tomaran el poder, no se acercaba a muchas de las premisas que exigía el pueblo ruso para cambiar las desgracias del campesinado. La socialdemocracia revolucionaria, con un profundo sentimiento de cambio, existió, aunque después de la Revolución de Octubre, en 1917, todo quedó reducido a cenizas bajo el control autoritario de Lenin y su cuadrilla. Los bolcheviques ganaron la partida, desobedecieron sus propios objetivos como partido, tumbaron todo adversario político de la oposición, incluido al Partido Social Revolucionario de Izquierda, quiénes habían, meses atrás, sido sus socios en el ejecutivo provisional. Un campo desolador que mostraba aires de lo que pudo ser y no fue para con el compromiso de la Izquierda radical. Adueñándose estos últimos de la concepción teórica comunista como única versión posible de este modelo social (es decir, ¿era parte de esta filosofía de vida aplicar una política del terror desde el principio? ¿Era esto lo que el verdadero marxismo reclamaba?); desde entonces, al neoliberalismo actual, la historia de la URSS le ha servido para desprestigiar corrientes filosóficas marxistas o, incluso, a la propia socialdemocracia. La historia del siglo XIX rusa y sus postulados verdaderamente demócratas e influenciadores en las sociedades modernas, pocas veces se recuerdan o prácticamente nada.

Tras varias lecturas y búsqueda de información, resulta complejo poner en orden todo lo que sucede en el siglo XIX, siglo en el cual se va cuajando lo que después ocurrirá en la revolución de 1905, o a más tardar en la revolución de 1917. Para ponernos en contexto, deberíamos saber que la sociedad rusa del siglo XIX no estaba compuesta sino, casi en su totalidad, por campesinos con unas condiciones de vida muy precarias y una desigualdad económica visible, donde el sistema imperante era la autocracia: el zar, cuyo poder era incuestionable. Tras él, sus aristócratas de confianza, es decir, un círculo cerrado. En  última instancia, el pueblo, cuya voz no era representativa en absoluto .

Ante esto, intelectuales socialdemócratas (claro, que la socialdemocracia del contexto era bien diferente) exiliados en la Europa moderna, o así la llamaban (así queda reflejado en varios escritos, como por ejemplo en el libro Tierra y Libertad, génesis y trayectoria (…), una de las fuentes fundamentales de este artículo) empezaron a ver cómo la Rusia donde habían nacido quedaba atrás con respecto a las sociedades europeas que iban desarrollando ánimos de cambio, entre otras cosas gracias a las premisas libertarias de la Ilustración. Uno de ellos fue Herzen, gran pensador de la época y exiliado en Londres, perseguido en la Rusia zarista por sus ideas de cambio y su compromiso con la justicia social. Abogaba por hacer una revolución para el pueblo y con el pueblo. Esto último es fundamental, ya que la sociedad rusa del siglo XIX tiene importantes divisiones intelectuales y Herzen apostaba, de forma clara, por educar a las masas campesinas para que ellos mismos pudiesen luchar por sus tierras y mejorar su calidad de vida por sus propios medios. Había otros intelectuales totalmente en desacuerdo con esto último, pertenecientes al nihilismo utilitario, como por ejemplo, Chernyshevskiy, que apostaban por una revolución social hecha por intelectuales, ya que éstos consideraban que el pueblo no podría asumir tal tarea; aunque de esto hablaremos más adelante en este mismo artículo.

Al neoliberalismo actual, la historia de la URSS le ha servido para desprestigiar corrientes filosóficas marxistas o, incluso, a la propia socialdemocracia. La historia del siglo XIX rusa y sus postulados verdaderamente demócratas e influenciadores en las sociedades modernas, pocas veces se recuerdan o prácticamente nada

Según Emanuel Sarkisyanz, autor de Tierra y Libertad, génesis y trayectoria: cómo triunfó en Rusia en 1917 y cómo se aplastó entre 1918 y 1930, nombrado anteriormente, Herzen “apoyaba una Constitución confederalista con regiones étnicas autónomas de Rusia plurinacional”. Una idea bastante revolucionaria para la época, un filósofo que asentó sus bases gracias a la influencia de Lavrov, teórico ruso del siglo XIX también exiliado por sus acciones revolucionarias, quién promulgó una esperanzadora revolución para la gente de abajo, y que creía profundamente en una transformación social que no viniera de una imposición de las élites.

Antes de seguir, tenemos que nombrar a la Intelligentsia rusa, ya que sin ella no podemos entender de dónde vendría parte del caldo de cultivo político y social que daría lugar a partidos como el Partido Social Revolucionario de Rusia. ¿Qué es la Intelligentsia? Tras una búsqueda de artículos, la conclusión no es otra que la de una élite intelectual cuajada definitivamente en el silgo XIX, quiénes, según Martín Baña, de la Universidad Católica de Argentina, “había sido educada bajo los preceptos liberadores de la Ilustración”. Por tanto, hablamos de un grupo de filósofos, escritores y poetas que se concentraron para dispersar la cultura, así como diseñar métodos que calaran hondo en la sociedad rusa. Baña, en su artículo Intelligentsia y modernidad en la música rusa del siglo XIX. El kruzhok de Mily Balakirev, Modest Mursorgsky y la relación de Rusia con Europa, explica como este grupo de intelectuales nació por  el contacto directo con la Europa moderna, ya que al comparar esta última con el imperio ruso del momento, comenzaron a ver las carencias y las debilidades de su país.

La Intelligentsia se inspiró, en gran parte, en las ideas políticas de Lavrov, también mencionado con anterioridad en este mismo artículo, gracias a su obra Cartas históricas, con la diferencia de que Lavrov, según  Sarkisyanz, pensaba que esta élite intelectual era la única esperanza para la masa rural y la única que podía hacer una verdadera revolución al preparar intelectualmente al pueblo para su consecunción, además de divulgar el socialismo científico. Pero aquí empezamos ya con las diferencias ideológicas y políticas dentro de los postulados socialistas y la interpretación que cada uno hace de ello. La Intelligentsia, a pesar de ser fundamental para lo que vino después, no dejó de ser un grupo minoritario, con un dogmatismo fuerte, como si se tratara del religioso, cuyos integrantes sentían ser los únicos responsable de la revolución anhelada. Tanto es así que, según el artículo de Martín Baña, la Intelligentsia no tuvo un acercamiento real con el pueblo, ya que consideraban que les separaba de una forma abismal su formación cultural, además de que “se desplegó en la clandestinidad y fueron bastante cerrados”.

Así, este grupo intelectual se movía en tierra de nadie, ni con los poderosos ni con la gente común de abajo, ni con unos ni con otros, en definitivas, una minoría que se sentía incomprendida y que, además, se movía en una línea muy delgada entre el socialismo científico y el materialismo, siendo como premisa fundamental el utilitarismo. Y aquí es donde entra  Chernyshevskiy, intelectual del grupo, de los más radicales, sino el más, así lo describe Tierra y Libertad, génesis y trayectoria (…), quien fue un “claro influenciador en Lenin con su socialismo utilitario, el egoísta racional, el educador del pueblo, empujarlo a la fuerza hacia su felicidad”.  Chernyshevsky fue un personaje político tan relevante que fue de los más importantes del Naródnik, nombre que recibieron los revolucionarios rusos entre 1860 y 1870.

¿Con qué propósito hemos revisado toda esta trayectoria? Para entender cómo surge la revolución de 1905 y con qué apoyos cuenta, y más tarde la revolución de 1917, no podemos dejar atrás el panorama de la sociedad rusa y sus actores filosóficos, teóricos, poéticos así como escritores de la época o periodistas exiliados que fueron, durante todo el siglo XIX, cuestionando los pilares del régimen zarista y que, sin ellos, quizás las posteriores revoluciones no hubieran existido. Si volvemos, en un ejercicio por entender la historia, atrás, del Naródnik surgen distintas formas de acción, puesto que dentro de esta corriente de pensadores revolucionarios, como hemos comentado antes, había distintos puntos de vista, propios también de la discordia entre el materialismo científico de Marx o el utilitarismo de Bakunin.

Las nihilistas fueron mujeres que quisieron romper con todo dogma que giraba a su alrededor, desde la apariencia provocadora (pelo corto, gafas y humo de cigarrillos) hasta la función de esposa que tantas veces se ha destinado, bajo presión social, a las mujeres.

De hecho, otro punto fuerte de todas estas alas intelectuales, fue la mujer. Como siempre, sin mujer no hay revolución. Dentro de la Intelligentsia, hubo un gran esfuerzo por la lucha feminista, si se puede considerar feminismo, ya que no se puede afirmar que existiera esta conciencia como tal a través de las distintas lecturas. Lo que sí aclara, entre otros, Sarkisyanz, es que “la Intelligentsia rusa demófila se negaba a reconocer diferencias del estatuto social por género, edad, nacionalidad, religión o clase”. En esta línea, el autor recalca la importancia de la olvidada Sofia Kovalevskaya, quien escribió Una nihilista. De hecho, las nihilistas, nombre que proviene del nihilismo ruso (hablaremos de esto en otro artículo), fueron mujeres que quisieron romper con todo dogma que giraba a su alrededor, desde la apariencia provocadora (pelo corto, gafas y humo de cigarrillos) hasta la función de esposa a la que tantas veces se ha destinado, bajo presión social, a las mujeres. Los revolucionarios rusos de final del siglo XIX creían en el amor libre y espontáneo.

De la influencia de Herzen y Ogariov, con toda intención de un verdadero cambio en la sociedad rusa a través de la revolución del campesinado, nace Tierra y libertad, una organización secreta para tales propósitos. Perseguida y con fuertes tensiones entre sus dirigentes, dura cuatro años, por lo que en 1864 se escinde en dos, claramente diferenciadas: una que apostaba por la acción terrorista y otra que estaba disconforme con estas prácticas como medio para la liberación del pueblo.

El ala violenta, basado en el empleo del terrorismo hacia las élites, llamada Naródnaya Volia, se disuelve en 1880, con el atentado a Alejandro II, el abuelo del último zar ruso Nicolás II. Repartición Negra, en cambio, la otra partición de la sociedad secreta Tierra y Libertad, apostaba por la propaganda y la lucha política como medio para hacer la revolución, también desaparecida por esa década. Todos estos pensadores y luchadores en secreto, de unos y de otros, hacen que a finales del siglo XIX y principios del siglo XX, nazcan partidos políticos inspirados en estas premisas como el Partido Social Demócrata Obrero de Rusia o el Partido Social Revolucionario.

Según el autor de Archipiélago Gulag, del Partido Social Demócrata Obrero de Rusia, nacen los bolcheviques, ya que se dividió en dos:  quienes querían un cambio económico basado en el proletariado o los que apostaban por una evolución lenta, acompañada de progreso económico y burguesía, llamados los mencheviques. Hay que recordar que, tras numerosos intentos de los intelectuales rusos por tumbar el régimen zarista, y por el medio y el estado de represión del siglo anterior, la llamada evolución lenta y progresiva que algunos querían promulgar era difícil de creer, puesto que Rusia llevaba castigada desde mucho tiempo atrás y pocas esperanzas se mantenía en una sociedad convulsa, con ganas de cambio y con un fuerte atraso político y social.

Esto, añadido a la entrada en la guerra ruso- japonesa de 1904, hizo que la población se hastiara mucho más de lo que ya estaba. Aquí es cuando prácticamente nace el Partido Social Revolucionario de Rusia, que tiene un gran peso político entre el campesinado por su programa de redistribución de la tierra y que, más tarde, será uno de los actores principales en la Revolución de Octubre.

Lenin, quien hasta 1917 había vivido en el exilio durante diecisiete años, cuando llegó a Rusia para hacer la revolución, ésta ya estaba encaminada, guiada, hecha y, principalmente, por mujeres, aquellas mujeres viudas, o cuyos maridos e hijos luchaban en la Primera Guerra Mundial

La revolución de 1917 no la hizo Lenin. Así lo cuenta Juan Casanova, historiador, cuyo libro La venganza de los siervos. Rusia 1917 refleja todos sus años de investigación sobre la revolución rusa y sus matices. Casanova cuenta como Lenin, quien hasta 1917 había vivido en el exilio durante diecisiete años, cuando llegó a Rusia para hacer la revolución, ésta ya estaba encaminada, guiada, hecha y, principalmente, por mujeres, aquellas mujeres viudas, o cuyos maridos e hijos luchaban en la Primera Guerra Mundial, pasando penas y penurias y sin descanso para seguir manteniendo a la familia. Mujeres que se organizaron con fervor para luchar contra el régimen zarista. Todo ello leído y extraído del artículo publicado en CTXT, del periodista Andreu Navarra, en su entrevista al historiador Casanova. Este último habla de como la hambruna de 1891, la revolución frustrada de 1905 y la IGM desemboca en el estallido de 1917.

2017-06-29 21.42.24
Retrato de Mariya Spiridónova

Por otro lado, el Partido Social Revolucionario de Rusia, fundado en 1901, es un partido que cobra importancia desde el momento en el que nace por su lucha anti-zarista y, además, por acciones terroristas, basado principalmente en el terrorismo individual, enfocado exclusivamente a aristócratas políticos. Más tarde, se escinde en dos, los de derechas (que se quedan como los social revolucionarios) y los de izquierdas (independientes del partido de origen y convertido en uno propio), y aquí es donde cabe hablar de Mariya Spiridónova, cuya figura está relegada y olvidada por la historia oficial que propulsó la Unión Soviética. Una mujer de fuerzas, y aunque no es cuestión de ensalzar su figura como si de una mesías o un ángel se tratara, es cierto que su vida se basó completamente en la lucha por la justicia social desde la fundación del Partido, encarcelada por el régimen zarista durante diez años y condenada a Siberia por exilio interior. Una época de idas y venidas. En 1917, Spiridónova consigue la libertad y El Partido Social Revolucionario consigue entrar en la ejecutiva central del Gobierno Provisional de ese mismo año, un gobierno formado por monárquicos liberales y constitucionalistas, aunque con mayoría socialista.

Spiridónova llegó a enfrentarse incluso con miembros de su partido cuando llegó a defender la propuesta de Lenin de que Rusia debía estar fuera de la Primera Guerra Mundial. Los problemas fueron varios: uno, el nacimiento del PSRI, cuando el Partido Social Revolucionario queda dividido entre los moderados y los de izquierdas. Dos, que el Gobierno Provisional de la revolución del diecisiete fue totalmente inestable, ya que no pudo cumplir las exigencias del pueblo de salir de la IGM: los del Partido Social Revolucionario y sus parlamentarios creían que para poder firmar la paz, ésta no debía tener intereses, es decir, que las colonias pudieran tener autodeterminación y que fuera global para todos los imperios, no separada con Alemania. Tanto es así, que Kerénsky, presidente del Gobierno Provisional de entonces (y miembro del Partido Social Revolucionario de la parte moderada) pensaba que debía lealtad a sus socios europeos. Spiridónova, además, estaba totalmente en desacuerdo en que el Gobierno Provisional hiciera coalición con la burguesía, ya que aún existían actores conservadores que habían pertenecido a la época del zar. Pensaba que no era el camino para una profunda renovación.

Mientras tanto, los bolcheviques, que habían optado por no ser parte del Gobierno y estar en la línea de lucha con el proletariado, dan un golpe de estado y toman el poder. Desde ese momento, el PSRI entra en coalición con los bolcheviques (tras la fallida negociación para una coalición entre socialistas, ya que Lenin y su equipo se opusieron a ello) aunque sólo dura unos meses, meses en que los bolcheviques acaban con toda oposición en el Ejecutivo. Spiridónova hace fuertes críticas contra éstos, destacando, entre otras premisas, en la socialización de la tierra y no su nacionalización. También, denunciaba entre las masas cómo los bolcheviques controlaban el sistema de votación y cómo empleaban una política del terror. Spiridónova estuvo de nuevo perseguida así como encarcelada en Siberia, y fusilada años más tarde. Y de aquellos barros, estos lodos. Según Solyenitzin, autor de Archipiélago Gulag, los bolcheviques “eliminaron las instituciones del gobierno anterior a la Revolución y persiguieron a sus titulares”.

¿Seguimos pensando, entonces, que la URSS es un buen ejemplo de comunismo y socialdemocracia desde sus inicios? ¿Fue la única política posible para triunfar? ¿Se hubiera dejado liderar a un país con una política comunista desde fuera y desde dentro? ¿Hasta cuándo esta campaña de desprestigio para conseguir reforzar el neoliberalismo actual sin una plena profundización en la historia?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s