Adiós, Bulgaria, adiós

IMG_3247
Adiós, Bulgaria. Adiós. Un país que deja entrever pero no habla. Un país que quiere tener y no tiene. Un país que está silenciado. Un país que quiere jugar al juego del monopolio aunque luego sólo tenga un poso hondo, oscuro y vacío. Un país difícil, triste y gris. Gris, gris, gris… Y esa palabra vuelve a retumbar en mi mente día tras día después de un invierno largo. Como dice la canción de Fito y Fitipaldis. 

Niños con sonrisas abandonadas. Edificios sin color pero a la vez con arcoiris. Un remolino de sentimientos se está avecinando a las puertas de mi despedida. Así es Bulgaria. Lo bueno y lo malo. Todo te lo da. Racismo hacia los gitanos, los turcos, los homosexuales mientras algunos señores hacen nudismo en la playa del Mar Negro. Contraste y contradicción.
 
Contradicción.
 
Tienen que avanzar, me repito cada noche fría mientras ando calle arriba por mi oscuro barrio.
 
Señoras mayores que te cogen del brazo porque sabes que vienes de fuera. Y ellas te lo agradecen cada segundo. Mmmm… ¿Y ese olor tan rico? ¡Veo mercados llenos de olores, colores y vida!, me dije la primera vez que crucé la calle y vi de lejos aquellos tenderetes.
 
Puedes encontrar todo y nada. Bulgaria.
 
Andar si rumbo por los pasadizos que atraviesan las avenidas o ver a niños tocando el violín en mitad del centro de la ciudad. Todo se hunde un halo de melancolía que deja el alma rota. Por no hablar de los orfanatos sin piedad que hay en cada esquina, donde las condiciones de vida son lamentables y el trato hacia los menores carece de humanidad.
 
Muchas estampas que quedan en mi corazón.  Paseando por Varna de nuevo. 
IMG_2330
Niña huérfana asistiendo a unos talleres de voluntariado social. Recordemos que en Bulgaria aún existen los orfanatos y en condiciones muy precarias
IMG_2264
Uno de los mercados de frutas y verduras de la ciudad, en un día lluvioso de otoño
IMG_2240
Uno de tantos barrios de Varna
IMG_2284
Mendigo pidiendo en la puerta de la catedral ortodoxa de Varna, cada día pasaba muchas horas sentado en las escaleras. La mendicidad en Bulgaria suele ser bastante elevada, un país caracterizado por su desigualdad social
IMG_3255
Niño llevando unas ramas cerca de uno de los guetos de la ciudad. Guetos que están rodeados de edificios vacíos y muros en estado bastante crítico
IMG_3261
Muro abandonado de uno de los guetos
IMG_3267
Casa abandonada de uno de los guetos
IMG_3227
Parque del cementerio
IMG_3214
Parque junto al Mar Negro
IMG_3193
Playa de Varna, Mar Negro
IMG_2289
Catedral de Varna

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s